IdentificarseRegistrar

Identificarse

Está aquí: INICIO:ARTICULOSHechos RelevantesEl Ferrocarril, Sus Origines y Su Historia

El Ferrocarril, Sus Origines y Su Historia

Ratio:  / 22
MaloBueno 
Cambia el tamaño de letra:

ferrocarril_historia01El 28 de Marzo de 1882, hace 125 años, en medio de una gran expectativa desembarcaron en el antiguo Puerto de Acajutla, procedentes de Inglaterra, las locomotoras que darían vida al más novedoso medio de transporte de nuestro país a finales del siglo XIX: el Ferrocarril.

El Diario Oficial publicó el día 12 de Mayo de 1882: "El retumbar de la máquina era un sonido ensordecedor, que asustaba a los curiosos, que entre asombros y risas veían como la locomotora se movía con lentitud, echando grandes cantidades de vapor", hecho que aconteció unos días antes a la esperada inauguración del servicio ferroviario. La llegada del ferrocarril al país fue concebida como el despertar de la actividad comercial e industrial, que estimulaba el trabajo y el espíritu emprendedor de las empresas, lo que se consideró como una clara señal de progreso para El Salvador.

 

Fue el 4 de Junio de 1882 , que el Presidente Rafael Zaldivar inauguró oficialmente el servicio del ferrocarril, con la llegada a Sonsonate de la primera locomotora que conducía un convoy de pasajeros y carga.
A partir de aquel día, la región fue ensanchada de una fuerza generadora de progreso y turismo que convirtieron a Sonsonate en paso obligado y lugar de estacionamiento del movimiento de carga y pasajeros, que por Acajutla entraban al país hasta llegar a la ciudad capital. La máquina rodante constaba de dos locomotoras "American Type", de 16 toneladas de peso cada una; un carro para pasajeros de primera clase con ventanilla de vidrio y persianas, ventilación suficiente y cómodos asientos; un carro góndola con techo, descubierto a los lados; catorce carros pequeños de trabajo y un carro para rieles.

ferrocarril_historia02Las tarifas de los pasajeros oscilaban entre seis centavos por kilómetro en primera clase, tres centavos en segunda y por la carga que tenía un peso de veinte quintales o cuarenta pies cúbicos de medida les cobraban veinte centavos por kilómetro recorrido. Para atender las reparaciones de las máquinas y coches, el ferrocarril fundó su propio taller de mecánica en Sonsonate, considerado el más grande y completo del país; lo que se constituyó como una fuente de trabajo floreciente por un espacio aproximado de 80 años y se convirtió en el nervio de la actividad laboral para varias generaciones sonsonatecas.

Talleres, estaciones, edificios de vivienda y oficinas para los trabajadores fueron los espacios arquitectónicos que se hicieron necesarios para el funcionamiento del sistema ferroviario. El itinerario comprendía dos viajes redondos por día, saliendo de Acajutla hacia Sonsonate y viceversa, cuyo recorrido se realizaba en cuarenta y cinco minutos.

Surgimiento de FENADESAL El 9 de abril de 1881 y aprobado por la Asamblea Legislativa el 2 de marzo de 1882 se inició el trazo y explotación de una línea férrea entre el Puerto de Acajutla y la Ciudad de Sonsonate, habiéndose efectuado el primer recorrido el 4 de junio de 1882. El 31 de julio de 1882 el Gobierno autorizó la construcción del tramo Sonsonate-Sitio del Niño-Santa Ana. El 14 de marzo de 1894, por Decreto Legislativo, se autorizó el contrato para la operación del Ferrocarril entre las ciudades de Santa Ana y San Salvador, cuyo servicio fue habilitado hasta abril de 1990 y comprendía la ruta San Salvador-Sonsonate-Santa Ana.

En diciembre de 1894, mediante contrato firmado entre el Gobierno de El Salvador y The Salvador Railway Company Limited, se concedió a esta última la explotación del ferrocarril en el Occidente del país. Mientras que en el oriente de la República, luego de pasar varias dificultades presupuestarias se logró iniciar operaciones de carga y pasajeros el 20 de agosto de 1912, en el tramo comprendido entre el Puerto de Cutuco (La Unión) hacia San Miguel y luego hacia San Salvador el 1 de mayo de 1920. La construcción de estas rutas permitió conectar además con la Estación Santa Lucía, en Santa Ana, luego hacia Ahuachapán y finalmente con la Frontera de Guatemala, quedando habilitado un “canal seco” interoceánico entre el Puerto de Cutuco, en el Pacífico, y Puerto Barrios, en el Atlántico Guatemalteco, que funcionó hasta la década de los 80 y fue el principal medio de transporte para el intercambio comercial con la costa este de los Estados Unidos y Europa. A esta línea se le conoció como el Distrito 1, de La Unión a San Salvador y el Distrito 2, de San Salvador con la frontera con Guatemala.

Intervención
El incumplimiento de contrato por parte de The Salvador Railway Company Limited , dio origen a la intervención de dicha empresa por parte del Gobierno de la República, creándose por medio del Decreto Legislativo Nº 181 del 22 de octubre de 1962, un Organismo Administrativo Interministerial que se denominó "Consejo de Administración del Ferrocarril de El Salvador". Posteriormente, por Decreto Legislativo Nº 455 del 21 de octubre de 1965, el Gobierno creó la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) asignándole entre otras funciones: la explotación, dirección y administración del Ferrocarril de El Salvador, que pasó a denominarse "FES".

El Gobierno de la República de El Salvador, mediante el Decreto Legislativo No. 269 del 22 de mayo de 1975, fusionó el Ferrocarril de El Salvador (FES), que anteriormente perteneció a The Salvador Railways Company Limited, y el Ferrocarril Nacional de El Salvador (FENASAL), que anteriormente perteneció a la International Railways of Central America (IRCA), convirtiéndolas en una sola empresa, con el nombre de Ferrocarriles Nacionales de El Salvador (FENADESAL), y su administración, explotación y dirección se confirieron a la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), por cuenta y riesgo del Estado. El Ferrocarril Nacional estuvo al servicio de la sociedad salvadoreña de finales del Siglo XIX a a principios del siglo XXI, trayendo consigo desarrollo en todo aspecto: fuentes de empleo, contacto con culturas extranjeras, inversión, estabilidad social y económica, entre otras. Sin embargo, a causa de los tantos problemas que llegó a enfrentar en las últimas décadas el ferrocarril, principalmente su insostenibilidad, falta de inversión para el mantenimiento de las vías y el conflicto armado que golpeó al país en la década de los 80, el sistema ferroviario suspendió las operaciones en el mes de octubre de 2002. Varias estaciones y conjuntos ferroviarios, contienen aún parte del mobiliario original: escritorios, sillas, mesas y otros muebles. Además en las oficinas de FENADESAL, se conserva infinidad de piezas que fueron parte del equipamiento de oficina y de campo con el que funcionó el sistema ferroviario en nuestro país: teléfonos (los primeros en el país), telégrafos, máquinas registradoras, cajas fuertes, sellos, herramientas para el mantenimiento de las líneas férreas, materiales de construcción, placas, señalización vial, entre otros.

 

Fuente: FENADESAL

Última actualización el Viernes, 02 Diciembre 2011 13:23

Promomark Plus

Ingresa con Facebook

Contador de Visitas

00821685
HoyHoy749
AyerAyer729
Esta SemanaEsta Semana6129
Este MesEste Mes21385
Total VisitasTotal Visitas821685
Mas Alto: 06-07-2014 : 1499
Statistik created: 2014-10-25T17:58:42-07:00
Su dirección IP:54.91.47.154
?
?
UNKNOWN
Usuarios Conectados :0

QR Para Móviles

Go to top